Extra #2 — El gran compositor murió anoche…

El gran compositor murió anoche, las partituras forraban el piso de su habitación, un perfume extraño reposaba sobre su cuerpo, sobre sus muebles, sobre su legado anémico que apenas se veía que existía. Quedaba limpiar un cadáver, una vida hundida en papeles que susurran genialidad. Lástima que la muerte sea sorda, de poder escuchar todo lo que aquellos pisos decían, todo lo que ese hombre logró y estaba por lograr, le hubiese ofrecido más tiempo al gran compositor: una noche, unas horas, algo más. Nuestro muerto merecía una última canción, aunque fuese sólo para decirle a todo un mundo que le ignoró: “Existo, y lo hago bien”.

Pero sorda es la muerte, y ciega, y muda también. No escucha canciones, no lee cuentos, no declama poesía, se lleva a quienes lo hacen y a todos los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s